miércoles, 29 de octubre de 2014

Versiculo del Dia 9/15/13



Jesús les dijo esta parábola: "Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra?Lucas 15, 1-32

Oración: Padre mío, Tu amor es loco e incomprensible ante los ojos de este mundo. No tiene límites, no juzga, acepta todo. Quiero amar como Tu, con todo el corazón, alma y mente. Quiero amarte como Tu me amas a mí. Me enseñas?

El Papa Francisco revela “su secreto” para ser alegre




VATICANO, 29 Oct. 14 / 06:01 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco tuvo el sábado pasado un encuentro con el Movimiento Schoenstatt. Ahí, los jóvenes le transmitieron sus inquietudes ante las amenazas del mundo de hoy, y le pidieron que les contara cuál es su secreto para mantener la esperanza y la alegría en los momentos difíciles, cómo persevera en el servicio al enfermo, al pobre y al desamparado.
A continuación, gracias a Radio Vaticana, la pregunta de los jóvenes de Schoenstatt y la respuesta del Pontífice que, entre otras cosas, alentó a ser “caraduras” como Abrahán y Moisés.
Pregunta:
Buenas tardes Santo Padre, en este año en que conmemoramos el inicio de la Primera Guerra Mundial, nos vuelve a sorprender la amenaza del odio y la división de aquellos que siguen repitiendo las palabras de Caín, como usted nos recordaba, ‘a mí, qué me importa mi hermano’. Schoenstatt nace en aquel contexto adverso, y ya, desde ese momento nuestro fundador nos invita una y otra vez a tener la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios, a escuchar en los acontecimientos de la historia y de nuestra vida, en los luminosos y en los también más oscuros, la voz de Dios que nos llama a colaborar en la realización de su proyecto de amor. Nosotros, queremos responder hoy a las voces de Dios en nuestro tiempo. Santo Padre, ¿compartiría con nosotros un secreto? ¿Compartiría con nosotros su secreto? ¿Cómo mantiene usted la alegría y la esperanza a pesar de las dificultades y las guerras de nuestro tiempo? ¿Cómo persevera en el servicio al enfermo, al pobre y al desamparado?
Respuesta:
“Bueno no tengo la más pálida idea pero no importa… Un poco por personalidad, yo diría que soy medio inconsciente, ¿no? Entonces la inconsciencia lleva a veces a ser temerario, pero no sé explicar eso que usted me pregunta.
Eh, no sé sinceramente, ¿no? Eh, rezo y me abandono. Pero me cuesta hacer planes. No sé. Esas dos cosas me atrevo a decir, ¿no? Que el Señor me dio la gracia de tener una gran confianza. De abandonarme a su bondad. Incluso en los momentos de mucho pecado, ¿no? Y como Él no me abandonó, entonces es como que eso me hace más confianzudo, ¿no? Y entonces ir adelante con Él. Tengo mucha confianza. Yo sé que Él no me va a abandonar. Y rezo, ¿no? Eso sí, pido. Porque también soy consciente que de tantas cosas malas y de tantas “macanas” que hice, eh, cuando no me abandoné y quise yo controlar el timón, ¿no? Quise entrar en ese camino tan ‘embromado’ que es el auto salvarse, ¿no?, es decir, ‘no, yo me salvo cumpliendo’, con el cumplimiento, ‘cumplo y miento’, cumplimiento, ¿no? El cumplimiento, ¿no?, que era la salvación de los Doctores de la Ley, de los saduceos, de esa gente que le hacía la vida imposible a Jesús, ¿no? Pero no sé. Sinceramente, en serio, no sabría explicarlo. Me abandono, rezo. Pero nunca me falla eh. Él no falla. Él no falla. Y he visto que Él es capaz, a través, no digo a través mío, sino a través de la gente de hacer milagros. Yo he visto milagros que el Señor hace a través de la gente que va por este camino de abandonarse en sus manos, ¿no?
Una cosa que también diría, cuando dije que soy un poco inconsciente, ¿no? La audacia. ¿No? La audacia es una gracia. El coraje. San Pablo decía dos grandes actitudes que tiene que tener el cristiano para predicar a Jesucristo: el coraje y el aguante, ¿no? O sea el coraje de ir adelante y el aguante de soportar el peso del trabajo. Ahora es curioso. Esto que se da en la vida apostólica debe, debe ¡eh!, darse en la oración también. O sea una oración sin coraje es una oración ‘chirle’, que no sirve.
Acordémonos de Abrahán cuando, como buen judío, le regatea a Dios. Que si son 45, que si son 40, que si son 30, que si son 20. O sea es ‘caradura’. Él tiene coraje en la oración.
Acordémonos de Moisés cuando Dios le dice ‘mirá a este pueblo yo no lo aguanto más, lo voy a destruir, pero quedáte tranquilo que a vos te voy a hacer líder de otro pueblo mejor’.
‘No, no, si borrás a este pueblo, me borrás a mí también’. ¡Coraje eh! En la oración con coraje. Rezar con coraje. ‘Todo lo que ustedes pidan en mi nombre, si lo piden con fe, y creen que lo tienen, ya lo tienen’. ¿Quién reza así? ¡Somos flojos! El coraje, ¿no? Y después el aguante. Aguantar las contradicciones, ¿no es cierto? Aguantar los fracasos en la vida. Los dolores, las enfermedades, no sé, las situaciones duras de la vida, ¿no?
A mí me impresionó que el Padre Superior General de ustedes, o Director General haya hecho referencia a la incomprensión que tuvo que padecer el Padre Kentenich y al rechazo, ¿no? Ese es signo de que un cristiano va adelante. Cuando el Señor le hace pasar la prueba del rechazo. Porque es el signo de los Profetas, los falsos profetas nunca fueron rechazados, porque les decían a los reyes o a la gente lo que querían escuchar. Así que todo ‘ah qué lindo’, ¿no? Y nada más. No. El rechazo, ¿no?
Ahí está el aguante. Aguantar en la vida hasta ser dejado de lado, rechazado, sin vengarse con la lengua, la calumnia, la difamación. Y después una cosa que es inevitable, no ver, un poco para… o sea vos me preguntabas cuál era mi secreto, no sé, pero a mí me ayuda no mirar las cosas desde el centro, ¿no?
Hay un solo centro. Es Jesucristo. Sino mirar las cosas desde las periferias, ¿no? Porque se ven más, más claras, ¿no?
Cuando uno se va encerrando en el pequeño mundito, el mundito del movimiento, de la parroquia, del arzobispado, o acá, el mundito de la Curia, entonces no se capta la verdad. Sí se la capta quizás en teoría, pero no se capta la realidad de la verdad en Jesús, ¿no? Entonces la verdad se capta mejor desde la periferia que desde el centro, ¿no? Eso a mí me ayuda.
No sé si es mi secreto o no, pero ciertamente… Me acuerdo cómo cambió la concepción, la cosmovisión del mundo, desde Magallanes en adelante, o sea una cosa era ver el mundo desde Madrid, o Lisboa, y otra cosa era verlo desde allá, desde el Estrecho de Magallanes. Ahí empezaron a entender otra cosa, ¿no?
Esas revoluciones que hacen entender la realidad de otro lado. Lo mismo pasa con nosotros, si nos quedamos encerrados en nuestro mundito, que nos defiende y todo, bueno, no terminamos de entender, ¿no? Y no terminamos de saber cuál es la verdadera situación de una verdad.
Me decía en estos días, que hubo un gran encuentro acá de penalistas, mundial, ¿no? Uno de ellos, hablando de experiencias, en privado estábamos hablando en ese momento, me decía ‘y a veces me sucede Padre, cuando voy a la cárcel, de llorar junto con un preso’.
Entonces ahí tenés un ejemplo. O sea, él ve la realidad, ¿no?, del derecho, de lo que tiene que juzgar, como juez penalista, sino desde la llaga que está allá y esta verdad la ve allá, la ve mejor y para mí es una de las cosa más lindas de estos días, que un juez te diga que tuvo la gracia, tiene la gracia a veces de llorar con un preso, ¿no? O sea ir a la periferia, ¿no es cierto?
Entonces yo te diría: Una sana inconciencia, o sea que Dios hace las cosas, rezar y abandonarse. Coraje y aguante y salir a la periferia. No sé si ese es mi secreto. Pero es lo que se me ocurre decirte de lo que a mí me pasa”.
www.aciprensa.com

Versiculo del Dia 11/5/14


31 semana de tiempo ordinario
5 de Noviembre de 2014

Jesús dijo: "Cualquiera que venga a mí y no me ame más que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo." Lucas 14, 25-33

Oración: Jesús, cuánto estoy dispuesto hacer por Tí? Estoy poniendo condiciones cuando voy en este Camino? Te doy el todo? Te pongo de primero? O hay otras cosillas que me distraen y no me dejan seguirte como Tu quieres?

Versiculo del Dia 11/4/14


31 semana de tiempo ordinario
4 de Noviembre de 2014

Jesús le respondió: "Un hombre preparó un gran banquete y convidó a mucha gente.
A la hora de cenar, mandó a su sirviente que dijera a los invitados: 'Vengan, todo está preparado'.
Pero todos, sin excepción, empezaron a excusarse. El primero le dijo: 'Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo. Te ruego me disculpes'.
El segundo dijo: 'He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Te ruego me disculpes'.
Y un tercero respondió: 'Acabo de casarme y por esa razón no puedo ir'.
 Lucas 14,15-24. 

Oración: Jesús, cuántas veces hago yo excusas también cuando me llamas? "No tuve tiempo de ir a misa porque tenía que trabajar. No pude ir al retiro porque tenía un cumpleaños. Como fuí al gimnasio, no pude hacer el rosario. Me levanté tan cansado que no fuí al grupo de oración. Llegué tarde del paseo y no pude llevar a mi familia a la misa dominical."